Hay muchas palabras clave flotando en la industria de la fotografía de bodas para describir el tipo de estilo que adopta el fotógrafo. Estoy seguro de que los has escuchado a todos: fotoperiodismo, editorial, documental, bellas artes, etc. Me gusta pensar que mi estilo es una mezcla de “narración de cuentos”, “retratos”. Dicho esto, el resultado final: ME ENCANTA DOCUMENTAR A LOS HUMANOS. Así que analicemos lo que eso realmente significa:

      Mi mirada (un día típico de boda):

      (ten en cuenta que esto solo pretende ilustrar mi mirada para documentar el día, y me encanta cuando las parejas se salen del guión y hacen cosas completamente diferentes.

      Tomo un enfoque muy directo a la fotografía de bodas (hasta que se trata de retratos familiares + retratos de parejas). Me gusta cubrir todo el día desde justo antes de que se ponga el vestido hasta justo después del primer baile. Durante el proceso de preparación, me gusta mezclarme como otra de las chicas, para que no te sientas incómoda conmigo caminando sigilosamente por la habitación en silencio o dándote un millón de pistas y direcciones. Además de sugerir ocasionalmente que te coloques en un lugar de la habitación que tenga mejor luz, realmente no dirijo mucho en este momento.

      A lo largo del día, sacaré todo tipo de fotos para contar vuestras historias, incluidos escenarios, tomas del exterior de edificios o habitaciones antes de que lleguen los invitados, que cuentan más de la historia de cómo os sentisteis ese día, qué tiempo hacía, etc.

      Ya estamos todos guapetones y puede ser el momento en el que os encontréis y sacaros unas bonitas fotos de pareja, otros prefieren sus fotos antes de la ceremonia, para que podáis pasar más tiempo con vuestros invitados durante el cóctel, o esperar hasta después de la ceremonia para tomar las fotos y estaremos aproximadamente 30 minutos con las fotos de pareja, me gusta sacar un par de fotos en las que sois conscientes de la cámara y el resto será más interacción. No tengáis “miedo” de este momento, siempre animo a mis parejas a acurrucarse y divertirse ya que es el único momento que tenéis juntos, sólos, durante todo el día. Intentaré sentir vuestra emociones para que estéis cómodos y guiarme por lo que me mostréis, cómo os comportéis así será la sesión, por lo que mi mayor consejo es que os relajéis y sonriáis. Después, si os apetece, sacaré fotos grupales.

      Durante la ceremonia no tengo nada que hacer, no dirijo nada. Documento todo lo que sucede y trato de obtener la mayor cantidad de reacciones de vuestros seres queridos.

      Durante la hora del cóctel, me mola buscar momentos y emociones. Si se necesitan fotos formales adicionales con otros grupos de amigos o familiares, este es un buen momento para hacerlo.

      Durante la cena o comida, me encantaría tener un momento de relax, cuando como, como (¡ya que dudo que queráis fotos de vosotros mismos comiendo!) Si tenéis discursos durante la cena o comida, me muevo silenciosamente para tomar fotos del orador y sus reacciones, así como las reacciones familiares.

      Entonces es hora de PARTY! ¡Me encanta ir directamente a la pista de baile para tomar fotos épicas! Normalmente me quedo durante 30 minutos.

      Mi estilo

      En términos de la apariencia real de mis fotos, entrego tanto en color como en blanco y negro. La sensación de las fotos se relacionará directamente con la energía del día, si está lleno de risas y tonterías, brillará totalmente en las imágenes, al igual que si el día es tranquilo, íntimo y suave, las fotos abarcarán esta vibra.

      Mi cliente ideal:

      No se preocupa por las pequeñas cosas (el color de las sillas, cada flor individual en su ramo, etc.). Después de presenciar muchas bodas, soy muy consciente de que las cosas no siempre salen según lo planeado. Me gustan los clientes que entienden esto y dejan de lado estas cosas para vivir el momento y disfrutar del día.

      Me gusta mucho sacar “tomas de detalles” preparadas (es decir: primer plano del anillo, zapatos y vestido solos, etc.), por que detrás de mi siempre están sucediendo cosas y no quiero que se me escapen, un apretón de mano, una mirada de tu madre, o tu mejor amiga escribiendo su discurso y llorando mientras encuentra las palabras correctas para describir tu amistad.

      Esto puede parecer obvio, pero es muy importante que no solo me contratéis porque necesitéis un fotógrafo de bodas, sino porque me quieres a mi, quieres que yo sea quien cuente la historia de vuestro día desde mi perspectiva. Voy a llegar al día de vuestra boda con mis propios antecedentes, emociones y conexiones con personas de mi propia vida, todo esto me ha dado forma y me da una visión particular para ver vuestro día. Observaré y documentaré todo a medida que se desarrolle. Me llevaré vuestras imágenes a casa y crearé una historia para ti, un recuerdo de tu día. Usando sólo 600 de esas imágenes. Las imágenes elegidas serán una narración emocional de vuestro día, y dentro de 30, 20 o incluso 10 años a partir de ahora, esta narración será vuestro recuerdo. No sólo estás contratando a una persona para tomar fotos, estás contratando a alguién para literalmente crear tu memoria de uno de los días más importantes de tu vida.

      ¿Y ahora que?

      Si esto te ha gustado, ! llámame y hablamos sobre el día de tu boda ! ¡Quiero saber todo sobre vuestros planes!

      PONTE EN CONTACTO CONMIGO

      ¡Me encantaría saber de ti!

      ¿Hablamos?